Oficialmente se informó que a partir del 26 de mayo próximo Estados Unidos autorizará el ingreso de limones frescos de la Argentina.  Un comunicado del Servicio de Inspección de Plantas y Animales, que depende del Departamento de Agricultura de Estados confirmo la decisión, ya anticipada durante las reuniones que la semana pasada mantuvieron los presidentes Donald Trump y Mauricio Macri (Trump-Macri: EE.UU. volverá a importar limones ….).

Para los limones argentinos, el mercado de EE.UU. representa unas 20.000 toneladas anuales, el 10% de las exportaciones totales argentinas de limones, por unos 50 millones de dólares. La autorización puede llegar a facilitar el acceso a otros destinos exigentes como Japón.

El freno a las importaciones era motorizado por los productores citrícolas de California. En enero pasado, cuando se dio a conocer la primera postergación al ingreso de limones argentinos, la California Citrus Mutual (CCM), que agrupa a productores de la costa oeste de los EE.UU. saludó la decisión del gobierno norteamericano y, en un comunicado, dijo que su entidad continuaría trabajando con el USDA en “un plan de trabajo que proteja mejor la industria cítrica doméstica de la multitud de plagas y enfermedades que se sabe están presentes en el noroeste de la Argentina”.

Por el contrario, los productores argentinos y el Senasa sostienen que la situación fitosanitaria de Tucumán, la principal región productora de limones del país, no presenta riesgos para el mercado norteamericano, lo que fue confirmado por organismos estadounidenses en inspecciones a chacras y establecimientos empacadores del NOA.